Lo que Google Translate puede hacerle a tu e-commerce

Google Translate es una herramienta de traducción útil para tus viajes y para poder comunicarte con personas en otros idiomas en momentos de ocio y extrema necesidad pero, ¿por qué no debes usarla para adaptar tu e-commerce a otro idioma?

Antes de establecer las razones por las que no deberíamos apostar por GT para que nuestro negocio alcance nuevos mercados online, hay que contextualizar. La herramienta de traducción del navegador fue creada en 2006 y tiene más de 100 lenguas registradas. Además, es capaz de adaptar textos a través de fotografías en 37 de estos idiomas, vía voz en 32 y a través de vídeo en tiempo real en 27 de ellos. 

Como en multitud de ocasiones, la cantidad no es sinónimo de calidad. ¿Qué razón hay para esto?

  • La herramienta no tiene apenas precisión. Se trata de un servicio de traducción que funciona por estadística, por lo que hace recuento de todos los textos que hay en la web y encuentra lo que más se aproxima a lo que quieres decir.
  • Algunos idiomas están mejor trabajados que otros. Los que son mayoritarios como el inglés y el español ofrecen mejores resultados que los que tienen menor número de hablantes. Esto pasa porque la base de datos de Google en esos dos idiomas es más extensa.
  • Google almacena todos los datos que traduce. Esto es altamente peligroso para las empresas, ya que se puede quedar con información confidencial.
  • Es tan robótico que no capta sutilezas, juegos de palabras ni cualquier asociación original de ideas.
  • Las traducciones se hacen automáticas, pero existe una opción en la que usuarios particulares pueden añadir sus propuestas. Nos arriesgamos entonces a que alguien haya escrito algo incorrecto a propósito y nosotros lo publiquemos en nuestra web.

Estos son en líneas generales algunos de los puntos por los que no usar este servicio aunque sea gratuito pero en particular, ¿por qué no usar Google Translate en tu e-commerce? Hay varias razones específicas:

  1. La herramienta no puede detectar el tono de tu texto y no realiza adaptaciones culturales. 
  2. No entiende las necesidades de tu negocio y el lenguaje que se ajusta más, es aséptica y neutral.
  3. Derivado de lo anterior, una traducción mal hecha afecta a la identidad de tu marca y a tu credibilidad y profesionalidad.
  4. El SEO es esencial para las webs ya que dependiendo de este tu e-commerce puede posicionarse mejor o peor en Google. Tu tienda online no solo debe contar con una buena adaptación, sino que debe tener en cuenta cómo buscan las personas del país al que te diriges y cómo es el mercado allí.
  5. Lo importante en cuanto a los e-commerce no es exactamente la traducción, sino lo que hacemos en iTrend: la transcreación. Así es como se consiguen adaptaciones de calidad tanto a nivel gramatical, lingüístico y cultural.

Por todo esto es fundamental no infravalorar el poder de las agencias de traducción y los redactores nativos aunque no sean servicios gratuitos, ya que ofrecen mucho más que Google Translate. Primero garantizan que tu e-commerce sea un un buen reflejo de la identidad de tu marca sin importar el idioma. Además, se adaptan al mercado del país al que quieres dirigirte para que tengas el mayor éxito posible en la expansión de tu negocio online.

iTrend