Cómo cuidar el posicionamiento de tu empresa en Google

El lugar que ocupa tu empresa en buscadores de internet es crucial para el desarrollo del negocio. Si no eres visible en el plano digital es muy complicado tener éxito. El posicionamiento no es un tema baladí. Estar ubicado en la primera página de Google supone un 90% de los clics. Es decir, el tráfico se concentra básicamente en la pantalla principal y muy pocos llegan a la segunda…sin hablar ya de las demás. El algoritmo de Google es tiránico, por mucho que se insista en su carácter democrático. Esto ocurre porque si no inviertes una gran cantidad de dinero en promocionarte y optimizar tu espacio online (incluso prescindiendo de esto), tu contenido debe responder de manera muy estricta al total de las palabras clave de la búsqueda (deben ser exactas). Entonces, ¿cómo es posible que mi marca tenga una buena visibilidad?

Casi todo responde a la estrategia SEO. Las arañas son las encargadas de registrar tu contenido web y procesarlo, de forma que encuentren una posición para ti según la coincidencia del rastreo realizado. Esto es básico. Pero, pensemos en cómo perfeccionar y mantener nuestro puesto en Google.

Posicionamiento efectivo: quiénes somos, qué y por qué lo hacemos

Las respuestas deben poder responderse con nuestro contenido. Una vez tengamos la coherencia y la originalidad aplicadas debemos desvincularnos de lo que no nos resulta beneficioso. Buscar nuestro nombre en Google y ver cuáles son los resultados relacionados. No queremos aparecer en páginas que repercutan a nuestra reputación o puedan ser objeto de confusión. Nuestra imagen es vital ya que abandera la marca, es la carta de presentación. Siempre debemos estar atentos a lo que se publica de nosotros, tanto para lo bueno como para lo malo. Para facilitar la tarea, lo mejor es crear alertas en el buscador para saber cuando te mencionan y poder reaccionar.

Ya que estamos con la imagen, otro de los puntos indispensables para cuidarla es la estética y funcionamiento general de tu marca. No solo por mejorar la experiencia del usuario sino también por facilitar la tarea a los bots de rastreo. Cuida el diseño, la estructura visual, la navegación (que sea intuitiva y simple), los tiempos de carga, los recursos gráficos (de poco peso) que ayuden a la comprensión  del contenido…Todo esto es valorado por el algoritmo.

Lo siguiente para optimizar el SEO y que parece una obviedad, son las keywords. Este paso es vital. Conocer lo que buscan los usuarios, cuáles son las tendencias, las palabras mejor valoradas y cómo se plantean las frases es decisivo a la hora de obtener un buen posicionamiento. Existen muchas herramientas para controlar esta materia como puede ser ‘Keyword Planner‘, aunque lo que de verdad puede ser de ayuda ahora mismo (en complemento al manejo y uso de las palabras clave) es conocer BERT. Esta es la nueva actualización de algoritmos que ha introducido Google, basada el análisis bidireccional (de izquierda a derecha y de derecha a izquierda) de la frase de búsqueda en torno a la palabra clave. De este modo, el lenguaje que utiliza el usuario se entiende mejor porque valora el contexto o sentido de su necesidad. Atender a esta nueva manera de identificar las búsquedas es necesario si no queremos quedarnos atrás.

En relación al registro de contenido web, sirve de ayuda no clasificar en el index facetas de la web que podemos pasar por alto (porque no tienes prioridad en que reciban mucho tráfico y privilegias otras). Así, el procesamiento del contenido será más rápido y fácil para Google. Optar por este método asegura que el contenido más atractivo sea más visible.

Por último, puntualizar algunas cosas que el buscador valora mucho y son fuente de clics:

1. La reputación de las fuentes que utilizas, los hipervínculos que incluyes en tus textos

2. Los enlaces sobre artículos relacionados (propios y ajenos)

3. Una página de FAQ (Frequently Asked Questions) con respuestas en palabras clave, en formato breve y preciso

4. La interactuación y el share mediante comentarios y botones redirigidos a tus redes sociales para favorecer la difusión.

No descuides tu página web. Internet es el mejor escaparate para dar tu negocio a conocer. Merece la pena hacer esfuerzos para que nuestra marca este lo mejor valorada que se pueda. No solo trae satisfacción personal. Es el camino actual hacia nuestras metas. La recompensa merecerá la pena.

iTrend