Emocracy: el poder de las emociones en el consumo

Descuentos, logística… está claro que los factores económicos y técnicos del sector retail siguen teniendo muchísima influencia en la decisión de compra de los consumidores. Sin embargo, en los últimos tiempos, la experiencia -y los estudios- está empezando a poner otro valor en alza. ¿Quieres saber más sobre la emocracy? Entonces, sigue leyendo.

Emocrazy: Término en inglés que fusiona las palabras ‘emociones’ y ‘democracia’ que quiere dar a entender que la población deja a un lado la toma de decisiones racional para dejarse llevar por las emociones.

Según explican varias publicaciones, entre ellas esta de Puro Marketing, las emociones de los consumidores son el último factor determinante a tener en cuenta si queremos que nuestro negocio siga prosperando, al menos, en cuanto a ventas se refiere. Y es que dichas emociones parecen haberse apropiado de todas las decisiones de compra de nuestros clientes, por lo que desarrollar un vínculo emocional entre marca y consumidor es ahora más que nunca una prioridad. 

Esto no quiere decir que a partir de ahora las decisiones de nuestros consumidores vayan a tornarse completamente irracionales. La tendencia que el término emocracia representa está más ligada al hecho de que de ahora en adelante los consumidores van a dejarse llevar por elementos que van más allá de los meros quién, cómo y cuándo. Algo que los estudios sobre marketing llevan tiempo avisándonos: el contexto de las empresas es cada vez más relevante; pero que ahora se ha convertido en una realidad. 

Cómo ganar la partida a la democracia de los sentimientos

Saber qué quieren nuestros consumidores es, entonces, un poco más difícil. Con actores como la razón o los sentimientos jugando cara a cara y sin normas de por medio ¿a qué nos podemos atener las empresas ante esta emocracia? Pues lo cierto es que, por desgracia, no hay una receta mágica. De hecho, los esquemas tradicionales de campaña de publicidad-ventas son cada vez menos efectivos. Sin embargo, sí que hay ciertas acciones que llevamos viendo un tiempo que funcionan. 

Exponer de forma clara los valores que sustentan nuestra marca es el primer paso para deshacernos de las viejas estrategias de marketing y adaptarnos a esta nueva era del consumo. Ser asépticos ya no vale. A día de hoy, los consumidores quieren conocer la identidad de las marcas en las que invierten y para ello, hay que mojarse. 

Blog, redes sociales, textos corporativos… todos ellos deben reflejar una fuerte imagen de marca que atrape la atención de los consumidores y den lugar a esa emocracia que enmarca las decisiones de consumo. Es por ello que invertir tiempo y recursos en la elaboración de contenidos de calidad que atraigan los instintos menos racionales de nuestros clientes potenciales es una necesidad. 

Invierte en calidad. Es el mejor tipo de publicidad.

Textos atractivos, imágenes cuidadas, descripciones de productos inteligentes e incluso una buena traducción a otros idiomas son factores que pueden hacer ‘clic’ en nuestros impulsos de compra. Y es que ya lo hablamos hace un tiempo en nuestro artículo ‘Redacción UX, la experiencia de usuario 360’: no solo la navegación de una web tiene que ser intuitiva; los textos deben serlo también. Al fin y al cabo, forman también parte de la imagen de marca de cualquier empresa. 

Por ello, si quieres no quedarte atrás y buscas adaptarte a lo que parece el futuro del consumo, es decir, a la emocracia, te recomendamos que tengas en cuenta la importancia, ahora más que nunca, del contexto y de tu imagen de marca. Además, si te interesa el tema, sigue atento a nuestras publicaciones porque en breve lanzaremos un estudio en el que la emocracia cobra todo el protagonismo. ¡No podemos desvelar más por el momento!

iTrend