Marketing de guerrilla: el reclamo de la creatividad

Vivimos en una sociedad competitiva, una sociedad en la que, gracias a internet, todos estamos conectados, pero en la que también todos competimos. Puestos de trabajo, becas, seguidores en redes sociales… las posibilidades son prácticamente infinitas. Sin embargo, no somos nosotros los únicos que competimos en una sociedad tan marcada por el consumo como la actual, las que más compiten son las marcas y por ello existe el marketing de guerrilla.

Y es que, ¿cómo destacar dentro de un mercado tan amplio? Estrategias hay muchas y la clave del éxito aún no la tenemos. Sin embargo, sí podemos deciros que hay una técnica tremendamente popular entre los marketeros y publicitarios que parece tener bastante éxito. Bautizada bajo el nombre de marketing de guerrilla, esta estrategia publicitaria utiliza técnicas poco convencionales, de inversión económica reducida para causar un gran impacto en los consumidores y una gran difusión. ¿Cómo puede lograrse esto? Pues a través del ingenio y la provocación.

Marketing de guerrilla: ejemplos de éxito

Pasos de cebra, carteles de las paradas de autobús, del metro e incluso los bancos públicos son grandes ejemplos de cómo no es necesario invertir demasiado dinero para impactar de manera significativa en la memoria del consumidor. En algunas ocasiones el ingenio gana a la capacidad económica y, si sabes jugar tus cartas, puedes convertir tu modesta inversión en un gran éxito. 

¿El último caso de marketing de guerrilla que nos ha conquistado? Precisamente aquel por el que hemos decidido dedicarle unas palabras a esta estrategia en nuestro blog: la nueva campaña de Saint Laurent en las calles de París. Nosotras lo hemos visto a través de Instagram, pero los afortunados parisinos -o turistas- que paseen por los enclaves elegidos por la marca para posicionar sus imágenes XXL, podrán disfrutar de las últimas instantáneas fotografiadas por Juergen Teller en localizaciones únicas. 

Cómo reconocer el marketing de guerrilla

El marketing de guerrilla puede tener varias formas. Por este motivo, te explicamos algunas de las principales estrategias dentro de esta práctica publicitaria para que sepas identificar, al menos, los casos más llamativos. Y es que ni todas las acciones son de bajo presupuesto ni todas suceden en la calle. 

Quizá la forma más reconocida dentro del marketing de guerrilla sea la técnica ambient marketing, donde la empresa elige un espacio público de gran afluencia para presentar su creatividad. Serían todos los ejemplos mostrados anteriormente. También toda la publicidad, por ejemplo, de la estación de Sol en Madrid, aunque, en este caso, no podemos decir que hayan invertido poco dinero las empresas anunciantes. 

Según Inboundcycle, la publicidad encubierta que aparece en las distintas redes sociales de los influencers también formaría parte del marketing de guerrilla. Si un influencer sale hablando de un producto que supuestamente ha comprado con un amor quizá demasiado sospechoso, algo que a estas altura ya a nadie le sorprende, existe la posibilidad de que esté teniendo lugar, como ya sospecharéis, una acción de marketing de guerrilla. 

También formaría parte del marketing de guerrilla los vídeos virales o, al menos, de intención viral. Conseguir que un contenido digital se viralice no es fácil; pero, si se consigue, los beneficios para la empresa pueden ser enormes mientras que la inversión, al ser un video colgado en Youtube y publicitado en el resto de redes sociales, no tiene por qué ser demasiado cuantiosa. ¿Algún ejemplo? Pincha aquí. 

iTrend