Esto es lo que tienes que hacer si quieres espantar a tu público

Escribir es una tarea aparentemente fácil. Pero redactar textos de una manera lo suficientemente atractiva como para gustar a una audiencia y crearles la necesidad de leerte…eso ya se plantea mucho más complicado, ¿verdad? El salto digital se ha encargado de hacer que los textos estén más presentes que nunca en nuestra vida diaria. Maryanne Wolf,  neurocientífica de la Universidad de Los Ángeles, afirma que ahora leemos más de 10.000 palabras por día. Esto nos demuestra que a la hora de crear páginas web y cuentas en redes sociales, nuestro mejor aliado es un buen texto. ¿Y cómo conseguir un buen texto que atrape a mi audiencia? En este artículo te contamos los 6 errores que harán que tu público desconecte y cómo ponerles remedio.

Ya lo tienes todo: perfiles creados, contenido pensado, estrategia determinada, hashtags investigados…

¿Por qué no logras conectar con tu audiencia? Estos son los 6 errores que harán que tu público desconecte:

1. El mensaje no está claro. Si no sabes qué transmitir, ¿cómo lo vas a poder transmitir? Debes hacer introspección e identificar cuál es la esencia de tu marca y sus valores para así poder comunicarlos a tus clientes potenciales.

2. El objetivo no está definido. Mucho antes que plantearse una estrategia completa, la base es investigar en qué sector se mueve tu marca y a quién va dirigido tu mensaje. Una vez que esto esté delimitado, es más fácil saber cómo enfocar mi contenido y cómo adaptar mis textos a estas variables.

3. No hay una estructura. Nuestro contenido escrito (al igual que los soportes visuales) debe tener un eje central, una organización lógica. El caos, en estos casos, es el peor enemigo. Nadie acude a la web o los perfiles sociales de una marca para terminar sintiéndose más confundido que cuando llegó. Una estructura que va guiando al lector crea una experiencia de lectura fluida y satisfactoria.

4. No hay compromiso por tu parte. No solo son los algoritmos los que premian la consistencia. También tu audiencia quiere tener contacto recurrente con tu contenido. Para esto una buena organización es clave, ya que según tu estrategia deberás publicar cierto número de veces. Además esos posts deberán ser  de calidad y representar de manera fiel a tu marca.

5. No tienes feedback con tu cliente. Esto es un grado más de compromiso. Si subes contenido pero no prestas atención a lo que tus clientes pueden estar diciéndote, es como si te presentas en una cena con amigos pero estás en silencio todo el rato: al final ni harán el esfuerzo por establecer contacto contigo. En este caso, tu audiencia irá desertando poco a poco y por muchas publicaciones que tengas, tu marca se volverá irrelevante. ¡Todas las personas queremos sentirnos escuchadas!

6. No revisas el contenido. Corregir es fundamental. Sabemos que puede resultar agotador crear contenido, pero no obvies la última fase de revisión porque no por ser la última es la menos importante. Al contrario, corrige errores de escritura y después plantéate si lo que has hecho está en sintonía con tus objetivos.

Por supuesto puede ser que tu marca no caiga en estos 6 errores y que sepas trabajar el texto con calidad. Aun así no conectas con tu público objetivo, ¿qué pasa? En ocasiones se pueden dar otro tipo de fallos (que también tienen remedio).

Pero si tu problema tiene relación con la palabra escrita, intenta aplicar estos puntos y poner en práctica las soluciones.

¡Recuerda! Es fundamental pensar en tu cliente potencial, qué le puede hacer falta y qué necesidad (suya) puedes cubrir con tu marca.

iTrend