Técnicas para aumentar la productividad en tu rutina de trabajo

Es común que a todos nos resulte difícil dar forma al batiburrillo de ideas que rondan en nuestra cabeza. Cada día recibimos más y más información y el hecho de organizarse resulta todo un reto. Al final, acabamos olvidando lo que teníamos en mente hacer o procrastinando el trabajo. Por eso, es necesario interiorizar técnicas para mantener un orden y cumplir con los objetivos que nos planteamos a diario. ¿La clave? Tomar notas, entre otras que te contamos a continuación.

Unas buenas anotaciones facilitarán nuestra rutina de trabajo. Pero, no todos tenemos claro cuál es la manera correcta de plasmar nuestras ideas en forma de notas. Aquí descubrimos los métodos más efectivos para la organización y jerarquización de tareas, alcanzando una mayor productividad.

LO QUE NO HACER

Empezamos por lo que hay que evitar. No debemos realizar apuntes en hojas sueltas que después perdamos o anotar en distintos blocs que nos impidan saber dónde está qué, dificultando mucho más la estructuración y disposición de conceptos a la hora de ponernos a trabajar.

Si eres de los que prefieren el modo analógico, encuentra una libreta o agenda que te resulten cómodos y que puedas llevar contigo a cualquier sitio. Además, si eres un maniático del orden, la nueva tendencia del bullet journal casará mucho con tus necesidades (hay muchos canales en Youtube que se dedican a explicarlo e ideas en Pinterest). Así tendrás todo apuntado por listas, calendario, importancia, tipo de tarea… Y lo más importante, ¡no perder la costumbre de anotarlo todo con claridad, en el mismo momento! Aunque este sigue siendo el método más desaconsejable.

EL MÓVIL, TU MEJOR ALIADO

Como el smartphone es nuestro más fiel compañero, no es descabellado utilizarlo como la herramienta más útil para plasmar cada cosa que se nos pase por la mente. Es muy complicado que se extravíe (por lo necesario que nos resulta). Es omnipresente. Esta contigo a todas horas, ¡también en la ducha y en la cama, a la hora de dormir! Y por eso es más fácil recurrir a él (no necesitas la parafernalia de papel y boli). Da la posibilidad de insertar o adjuntar documentos de cualquier tipo, en formato digital y audiovisual (agregar links, imágenes, vídeos, pdfs, gifs…). Se pueden compartir o enviar las notas a otros contactos o al mail. Además, en modo online o escritura en línea es muy complicado eliminar por error tus anotaciones, ya que se actualizan y guardan constantemente.

Hemos dejado claro porqué nuestro móvil personal es la mejor opción para organizarse en el día a día. Pero, hay que empezar poco a poco para no agobiarnos y así, posteriormente, subir más escalones en tu propio sistema. ¿El primer paso? Usar la app de notas predeterminada de tu smartphone o enviarte recordatorios por whatsapp a ti mismo en un grupo en el que solo estés tú. Aunque este es el formato más rudimentario ya que tiene pocas posibilidades de creación.

Por ello, lo aconsejable es descargarte una de la infinidad de apps que hay, las cuáles ofrecen multitud de opciones para tus anotaciones. Es el caso de Google Keep, que dispone de todas las herramientas necesarias con fácil ejecución y se sincroniza con tu móvil de manera que siempre está disponible para apuntar. Aunque puedes buscar cualquier app que se adecue más a tu estilo entre la gama disponible en tu store.

Elijas el formato que elijas, lo primordial es la clasificación de tus notas por temática e importancia, diferenciando bien para no acabar hecho un lío. Para más claridad y mejor memorización, los colores y tipografías son un truco imprescindible. También las abreviaturas, que te ahorran tiempo. Y, por último, hacer una buena esquematización de ideas y tareas.

¡Es hora de empezar a ser productivos! ¿cuáles son tus métodos?

iTrend