Diversidad: ¿se debe apostar por el lenguaje inclusivo en el mundo de la traducción?

La industria de la moda está pidiendo a gritos un cambio real en términos de diversidad e inclusividad y, por tanto, una mayor implicación en el lenguaje inclusivo en cuanto al género. El sector moda es uno de los más importantes e influyentes a nivel mundial y representa la auto-expresión y la creatividad. Pero, ¿cómo puede influir la redacción y traducción de contenido textual especializado en este ámbito?

Ya lo dijo Naomi Campbell en una Conferencia del Wall Street Journal en 2019: “[la diversidad] necesita ser más profunda… Queremos verla dentro de las compañías reales, en las oficinas, ¿tendrán un sitio en el departamento asesor? ¿pueden ser parte de los proyectos que haces? … Tenemos que implantar la diversidad detrás del escritorio”. Por supuesto, esta cuestión afecta al ámbito de la traducción. Este sector puede aportar su granito de arena mediante el uso de las palabras con el objetivo de lograr una lengua y una sociedad lo más igualitarias posible.

Tenemos claro que, a la hora de transferir un texto a otro idioma, pueden existir diferencias notables de una lengua a otra, así como de un mercado a otro. Sin embargo, el problema es mayor cuando en una determinada lengua-como ocurre con el español- se utilizan frecuentemente términos que evidencian gramaticalmente el género masculino y femenino, con tendencia a generalizar a un determinado colectivo con términos en género masculino, aunque esté compuesto en su mayoría por mujeres.

Los traductores deben seguir al pie de la letra las instrucciones dadas por sus clientes. Pero, ¿qué mecanismos se pueden utilizar para hablar de manera más inclusiva y evitar generalizaciones?

  1. Evitar expresiones discriminatorias

En este punto hay que tener mucho cuidado. El mundo de la moda siempre ha estado plagado de estereotipos.

La RAE define el término “moda” de la siguiente manera: uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo.

Si bien es un uso, modo o costumbre que se prolonga durante algún tiempo, sabemos que la moda también se configura como una imposición social, que cada uno es libre-o debería serlo- de acatar a su manera.

Es responsabilidad de todos trabajar en un sistema que contribuya de forma activa a crear imágenes que determinen la forma en la que nos relacionamos

Las marcas tienen un papel fundamental en este sentido, ya que hemos sido testigos de cómo se han puesto productos a la venta con un ligero toque sexista, en los que se incluyen mensajes que dan a entender que una niña simplemente tiene que ser guapa, y un niño, aventurero.

Uno de los ejemplos más claros es el siguiente: hace tiempo una renombrada marca puso a la venta camisetas infantiles en las que se leía: por un lado,  «COOL & CLEVER, it’s what mommy said» [GUAY E INTELIGENTE, eso dice mamá], dirigida a niños y; por otro lado, «PRETTY AND PERFECT, it’s what daddy said» [GUAPA Y PERFECTA, eso dice papá], para niñas. 

Claramente, se puede observar que los mensajes de las camisetas cuyo público potencial son las niñas no suenan tan inspiradores como las frases que incluyen las camisetas para niños.

2. Mencionar ambos géneros

En inglés, prestan muy poca atención a la distinción de género gramatical. Sin embargo, uno de los ejemplos más básicos que mejor ilustra esta situación es el del pronombre “They”, que en español traducimos generalmente como “ellos” o “ellas”.

3. Evitar el uso de palabras con género si la situación comunicativa no lo exige

Pero, ¿cómo podemos esquivar esta carrera de obstáculos? Bien, algunas estrategias son el uso de sustantivos colectivos y otras estructuras genéricas, construcciones con “se” impersonal o pasivas reflejas.

Esto demuestra que las marcas deben aprender a adaptarse a los nuevos códigos de las audiencias si desean acercarse al consumidor. El uso de lenguaje inclusivo permite mostrar el nivel de compromiso social, alinear sus valores con los de sus clientes y crear una comunidad en torno a la marca.

Un ejemplo de una marca pionera en emplear lenguaje inclusivo en su web corporativa es el siguiente:

“Opciones para tod@s

Nuestra audiencia (tú) es increíblemente única. Y nosotros hacemos todo lo que está en nuestras manos para que te sientas cómod@ con lo que llevas”.

Como hemos visto, el objetivo se centra en buscar formas de comunicación que den visibilidad a las diferentes identidades de género sin menoscabar ni privilegiar ninguna.

En iTrend consideramos que “emprender” en femenino aporta un valor añadido tanto a la sociedad como al sector de la moda. Por eso, apostamos por adaptar, en la medida de lo posible, el contenido textual a todos los niveles lingüísticos, sociales y culturales.

iTrend