Redes sociales: ¿son tan malas como parecen?

30Viernes. 21hr, ¿qué plan tenemos? Sofá, manta y meternos en las profundidades de Netflix a ver qué encontramos. Recomendaciones para ti: “El dilema de las redes”, (cómo nos conoce el algoritmo), las redes sociales forman parte de nuestro día a día, vamos a darle una oportunidad. Gracias, Netflix. La cara B de las redes sociales representa verdades que a muchos de nosotros nos costaría reconocer ¿Es todo tan privado como parece?

Según el nuevo anuncio de Apple, la privacidad está asegurada, aunque todos somos conscientes de la cantidad de datos que compartimos mientras pulsamos el botón de aceptar de las aplicaciones que nos descargamos. Haciendo uso de los sesgos cognitivos del ser humano, las redes sociales se van haciendo hueco en nuestra vida, pero, ¿es todo tan malo como parece?

Lo cierto es que todo depende del uso que demos a nuestras redes. La cara A de la moneda puede ser increíblemente buena. Las redes sociales nos permiten estar conectados con personas que se encuentran en la otra punta del mundo, seguro que eso ya lo sabías, pero, ¿qué hay de las situaciones que incitan a colaborar entre nosotros o a compartir contenidos de valor? Colaborar y compartir, unos valores que no deberían escasear.

En muchas ocasiones las redes sociales se convierten en un espacio de debate donde, lógicamente, no se sustituye la interacción interpersonal, pero sí se amplían las posibilidades de la comunicación humana. Al mismo tiempo, las redes se configuran como un lugar donde la oferta de productos y servicios puede ser prácticamente infinita, adaptándose como un guante a tus necesidades ¿Por qué disponer de una sola marca para comprar tus productos?

Las redes sociales facilitan la posibilidad de compartir una gran variedad de recursos didácticos al alcance de un click. El conocimiento sobre cualquier ámbito. Una opción que solo estaba reservada a una minoría. Por supuesto que las redes presentan una cara A y una cara B, pero, sin ninguna duda, la cara A es inmensamente positiva. Debemos tener conocimiento del lado no tan bueno y ser críticos y conscientes de ello. Aumentar nuestra capacidad crítica y revisar nuestros propios valores nos ayudará a tener un uso más consciente de las redes sociales, que actualmente forman una parte muy importante de la evolución humana y tecnológica.

Sabiendo esto, esperamos que el algoritmo de Netflix siga cumpliendo con su maravillosa función y que nuestro próximo plan de viernes sea tan acertado como este.

 

iTrend