Redes sociales: cómo usarlas y adaptarte a ellas

Si nos paramos a pensar, que existan diferentes redes sociales no es casualidad. Cada una cumple con unas funciones, tiene unos requisitos y unas características que son las que las hacen precisamente únicas, su razón de ser. Por eso, si queremos entrar en el juego de Internet, debemos respetar sus reglas.

Tenemos un negocio y queremos difundirlo al máximo. La lógica nos diría que nos creáramos perfiles en todas las redes sociales (algo no siempre necesario y justificado). Pero lo que no debería decirnos la lógica es que es una tarea que consiste en publicar sin ton ni son y sin atender a estas diferencias de las que hablábamos antes, ya que no nos serviría de nada. De hecho, perjudicaría nuestra imagen. Hay que adaptar el mensaje, sin que se trate de publicar lo mismo en todas ellas y haciendo ‘copy/paste’.

Ya que interpretar un mensaje con la ausencia de voz es más difícil, hay que estudiar cómo hacerlo, de tal modo que se siga intuyendo nuestra personalidad. Si bien a continuación hablaremos de los requisitos de cada red social, antes debemos esclarecer una imagen corporativa coherente en todas ellas, que nos haga fácilmente identificables. Tras haber analizado cuál es el contenido que queremos dar a conocer (información, entretenimiento…), qué tipo de empresa somos y a quién nos estamos dirigiendo y de qué manera (jóvenes, adultos…), prestaremos atención a lo que más caracteriza a cada plataforma:

FACEBOOK

No se debe saturar con muchos posts al día porque no es precisamente Twitter. Adjunta imágenes atractivas y piensa que la mayoría de los usuarios miran Facebook desde el móvil, así que siempre será mejor subir fotografías verticales para que ocupen bien las pantallas. Las imágenes horizontales se verán más pequeñas y por tanto menos llamativas. En cuanto al contenido textual, huye de los párrafos muy largos, y trata de incluir links a tu web, blog u otras referencias. Si publicas contenido interesante, puedes convertirte en viral.

TWITTER

Podríamos decir que es la más instantánea y casual de todas, aunque esto no sea todo cierto, pues los contenidos están súper medidos y estudiados. Deben ser mensajes interesantes y de actualidad. El tono que caracteriza a esta red social es algo persuasivo (ya que el interés es limitado en el tiempo) y deben ser mensajes cortos y directos, pero que se pueda reflejar en ellos nuestra personalidad como empresa. Debido a que solo cuentas con 140 caracteres, acorta las URL o te quedarás sin espacio. Y no olvides de compartir imágenes, interactuar con los usuarios y añadir hashtags, pero sin pasarte.

INSTAGRAM

Es la red social visual por excelencia. Se trata de una plataforma más o menos informal pero MUY cuidada. Si antes decíamos que lo importante era un texto (acompañado si es posible de referencias visuales o vídeos), aquí lo primordial es la imagen. Esto es esencial para crear un perfil visualmente atractivo, donde se intuya unidad en todas las imágenes y una línea de contenidos. Puedes utilizar hashtags para facilitar las búsquedas, pero no abuses de ellos. Y en cuanto a la continuidad, ni una actualización al mes, ni dos al día. Todo en su término medio.

LINKEDIN

Es la red social más profesional para poder presentar tu empresa, por lo que el tono debe ser siempre formal y objetivo. Además, si vas a compartir o publicar contenido, siempre es bueno que este sea especializado y útil.

Pero, ¿cuáles son las mejores horas para subir contenido? ¿Son las mismas en todas las plataformas? Para saberlo, tendremos que hacer un seguimiento de nuestras publicaciones y medir qué momentos son los que tienen mayor impacto. Esto mismo nos ayudará a ver cuál es el contenido que más funciona o el que es peor recibido. En cuanto al nivel de publicaciones, no podemos volvernos invasivos, pero tampoco una empresa olvidada que parezca que no tiene actividad. Hay que interactuar con el usuario de modo que sienta que estamos presentes 24/7, pero sin agobiar ni resultar repetitivos.

Y por supuesto, en todas ellas es de vital importancia la actualización. Nada da peor imagen que una cuenta sin actualizar y abandonada. Si no vas a ser constante, es mejor no estar.

iTrend