Neuromarketing o cómo mejorar la experiencia de usuario de tu negocio

No hay que ser un Stephen Hawking para saber que las experiencias que rodean a un producto elevan la calidad del mismo. Diseño del entorno, amabilidad de los trabajadores, presentación… todos los factores llevan años influyendo en las decisiones de compra de los consumidores. Dos tiendas pueden vender la misma prenda al mismo precio y, sin embargo, que una venda todas sus existencias y la otra tan solo unas pocas unidades. ¿El motivo? La experiencia de usuario que ofrece cada empresa a los consumidores.

Sin embargo, estos factores no pertenecen exclusivamente al mundo físico. Con el surgimiento de la digitalización, la experiencia de usuario es actualmente vital también para las tiendas online, es decir, para los e-commerce, más cuando en estas plataformas el consumidor no está en contacto directo con la compra y no puede tomar sus decisiones basadas en la experiencia tangible.

Por ello, es fundamental contar con una estrategia y plan de marketing que nos ayude a captar la atención de los consumidores y a construir una relación con ellos basada en sus intereses y, a ser posible, en su amor por nuestra marca.

Pero, ¿qué quieren los consumidores? 

A día de hoy existen numerosas herramientas que nos pueden ayudar a descubrir los intereses de los consumidores para mejorar su experiencia de usuario. Google Page Analytics o WordPress nos permiten conocer la actividad de búsquedas y clics de tu sitio web. Sin embargo, si queremos analizar en profundidad las motivaciones de los usuarios, es más que recomendable apostar por herramientas de neuromarketing que nos ayuden a identificar qué partes de nuestro negocio resultan más atrayentes para potenciarlas y cuáles pasan desapercibidas con el objetivo de replantear su utilidad. 

Una de las herramientas más útiles en este sentido son los llamados mapas de calor, utilizados para identificar dichos puntos de interés del usuario mediante el análisis de interacción o pautas predeterminadas. Y es que el ojo humano sigue determinados patrones que nos pueden ayudar a definir la ubicación de nuestro contenido online. 

¿Cómo se elaboran los mapas de calor?

Para elaborar dichos mapas podemos utilizar uno de las siguientes técnicas de neuromarketing de forma única o conjunta en función de cuáles sean nuestros objetivos. 

  • Eye tracking. solución tecnológica que pretende extraer información del usuario analizando los movimientos oculares. De esta forma se puede saber dónde centra el consumidor su atención. ¿Los métodos? Desde gafas con sensor hasta lentillas con microchip integrado.
  • EEG: Electroencefalograma. Mediante la colocación de electrodos en la zona de la cabeza, este sistema mide las ondas cerebrales de los consumidores para analizar qué le resulta estimulante a los consumidores para conocer qué elementos resultan más atrayentes.
  • ECG: Electrocardiograma. Similar al anterior sistema, en esta ocasión se mide la respuesta emocional, los latidos del corazón, que provocan los elementos ante los que se expone el usuario. Tremendamente útil a la hora, sobre todo, de medir la influencia del contenido visual. 
  • GSR: Respuesta galvánica de la piel. En esta ocasión, este sistema mide las variaciones eléctricas de la piel, como, por ejemplo, la conductancia causada por la variación de la sudoración del cuerpo humano. Una forma de analizar el sistema nervioso simpático humano, que controla las acciones involuntarias. ¿Qué te hace sentir realmente lo que estás viendo?
  • Facial coding. Esta herramienta detectará la más mínima reacción que tu rostro muestre voluntaria o involuntariamente. Una forma de conocer, realmente, qué emociones está despertando X producto en el usuario.

La publicidad y el marketing evoluciona por momentos y todas estas técnicas pueden ayudarnos a comprender mejor a nuestros consumidores, ofrecerles mejores servicios y, por tanto, mejorar nuestras ventas. Apuesta por el neuromarketing y descubre la mejor forma de abordar a tu target de usuarios online.

iTrend