Los microinfluencers, la clave para el éxito de las campañas de Marketing

El marketing de influencers es un negocio en alza. Cada vez son más las empresas y marcas lo practican, invirtiendo la mayoría de su presupuesto publicitario en las redes sociales. ¿Cómo no? ¿En qué momento se ha tenido la capacidad de poder llegar a 20 millones de personas de un solo golpe? Este hecho a transformado el manejo de Instagram o Youtube en un trabajo de lo más rentable y por eso, la cantidad de personas que lo practican crece considerablemente, a diario. Solo en España, la cifra de usuarios con más de 3.000 suscriptores asciende a más de 52.000. Este es el ahora de la publicidad, pero a la hora de crear una campaña hay que tener en cuenta ciertos datos para que la elección de influencers sea la correcta y así, tener éxito.

Es común creer que a medida que una persona tiene más seguidores en redes, mayor será su tasa de fidelidad y eficacia. Esto tiene sentido si pensamos que a mayor volumen de followers, las interacciones aumentarán de manera lineal. La ambición de las firmas por conseguir una mayor visualización y difusión de su producto o contenido, hacen que la inversión publicitaria en estas estrellas de la red sea muy elevada, inflando las tarifas y haciendo casi imposible acceder a esas colaboraciones.

Microinfluencers: el impacto en la actualidad

Pues bien, un estudio realizado por Binfluencer, empresa de Marketing de Influencia, ha concluido que son los microinfluencers (menos de 10.000 seguidores) los que obtienen un engagement rate superior.

Este informe, realizado a través del análisis de campañas, postula que la tasa de fidelización que adquiere una persona con un menor rango de suscriptores, es de un 8’21. Sin embargo, a partir de los 50.000 seguidores este porcentaje se reduce hasta alcanzar entre un 4’1 y 4’39. Los datos provienen de la aplicación de la fórmula (like+comments/nºfollowersx100). Es decir, la interacción global que consigue un influencer de mayor rango, es más baja. Por ello, será mucho más rentable una campaña en la que participen varios microinfluencers, con audiencia más baja pero más segmentada, pudiendo alcanzar mejor los objetivos planteados y siendo mucho más eficaz.

Las pequeñas empresas deben tener estos resultados en consideración. A veces, es mejor la cualidad que la cantidad, poder llegar a un público nicho que se identifique por completo con la esencia de la marca y la tome como referencia, en el top of mind, a la hora de adquirir un producto a servicio. La selección de una persona correcta que sirva de representante y realice la colaboración de manera fiel a lo que se indica es extremadamente difícil e importante. Un error puede convertirse en viral y perseguir al nombre de la empresa, negativamente.

Por ello, hay que realizar un estudio exhaustivo de las posibilidades, la actividad de la persona, sus seguidores y su imagen. Como hemos comprobado, el número de seguidores no lo es todo y la inversión, ahora, puede ser adecuada y proporcional.

Apuesta por la segmentación y la fidelización.

iTrend