Landing pages: ¿las incluyes en tu ecommerce?

La creatividad es un elemento imprescindible en moda. Los usuarios han cambiado sus hábitos de consumo para volverse más exigentes. Como consecuencia, el factor sorpresa se ha vuelto necesario para tener éxito. Las campañas de marketing y comunicación tienen que ser más innovadoras que nunca si quieren obtener beneficio. Aunque digan que ya se ha hecho todo, el entorno digital da la posibilidad de implementar nuevas técnicas, de muy diferentes formas. Las landing pages son una de ellas y pueden ser muy provechosas en tus estrategias de venta en ecommerce de moda.

Pero, ¿Qué son?

Las landing pages o páginas de aterrizaje son webs efímeras, elaboradas para una campaña en concreto, que tienen el objetivo de aumentar los leads (registro de usuarios en base de datos de una marca). Se caracterizan por tener una llamada a la acción (“CTA”) que hace que el consumidor se sienta atraído a visitar la página. Entonces, el objetivo será la consecución del clic o del registro de usuarios para impactarles con futuras campañas de marketing. Las ocasiones en las que se pueden utilizar las landing pages son muy variadas. La más llamativa son los concursos, aunque también sirve para juegos, promociones espontáneas, campañas de temporada, lanzamientos de producto o ventas privadas.

Pero, ¿de qué manera lograremos que un usuario proporcione su mail? Necesitaremos un gancho o promesa: un cupón de descuento, el acceso a una venta privada, algún producto simbólico, un ebook, la participación en un sorteo, etc. Es muy importante que tras las inscripción, se envíe un correo automático con la información de interés y el obsequio adjunto. De este modo, podremos comenzar con la segunda fase de la estrategia: el email marketing.

El cliente recibirá, de forma paulatina, información de la marca en su correo electrónico, que comunique novedades o eventos especiales. Esto, a largo plazo, seducirá a los usuarios y será determinante en la decisión de compra. Te tendrá en su top of mind y obtendrás mayor engagement.

No debemos subestimar las bases de datos en una marca de moda. La cuestión es que, aunque a priori lo más importante parezca el volumen de seguidores con el que se cuenta, esta información es poco trascendental para la firma. El número de followers no alumbra el perfil de nuestro target o de consumidores reales. Sin embargo, los usuarios registrados sí lo hacen. Son clientes potenciales y efectivos con más posibilidad de querer adquirir nuestros productos.

Ya tengo mi landing page. ¿Y ahora qué?

Difundir el acceso a una página de aterrizaje es sencillo. Puedes elegir cualquier canal online para redirigir a tu landing. Un banner o anuncio en redes sociales (sobre todo en Instagram, para marcas de moda o belleza) es el método más efectivo para conseguir el clic. Pero también podemos hacerlo a través de colaboraciones con influencers posts en blogs.

La inclusión de estas páginas en tu ecommerce o web oficial es mejor que en un enlace ajeno. Como sección agregada, una vez que el consumidor ha llegado a ella, tras finalizar con el proceso de completar el formulario tendrá la posibilidad de conocer más tu marca. Los usuarios sentirán curiosidad y visitarán las diferentes secciones del menú.

En el momento de crear una página de aterrizaje debemos tener en cuenta varias cosas:

1. Deben ser muy atractivas visualmente.

2. La información debe ser relevante y que de pie a querer saber más.

3. Su diseño debe ser simple e intuitivo.

4. El formulario de inscripción tendrá que ser ameno, con pocos campos y que adjunte una pestaña de ‘política de privacidad’.

En resumen, para ejecutar tu campaña de venta a través de una landing page primero hay que tener una buena planificación de estrategias de comunicación y marketing. Necesitamos tener claro qué tipo de campaña se va a lanzar, cuándo, dónde y con qué objetivo. Tras fijarlo, configuraremos el método y el gancho. Por último, concretaremos cómo serán los emails que se reenviarán a los usuarios registrados y los programaremos.

Estas estrategias resultan muy efectivas de manera eventual. El negocio de la moda no puede vivir ajeno a esta potente herramienta que, sin duda, sirve para continuar estando presentes en el corazón y en la cabeza de nuestros clientes. Así que, baja de las nubes y ¡aterriza!

iTrend