¿Acabará la Inteligencia Artificial con la creatividad?

El pasado mes de marzo tuvo lugar en Austin, Tejas, el festival South by Southwest. Un festival que congrega diversos eventos y conferencias acerca de películas, medios interactivos y música y que en esta edición se centró en torno a la implicación de la Inteligencia Artificial en el mundo del diseño. Un tema crucial en la actualidad debido a la importancia que está adquiriendo este sector y las competencias que hoy en día pueden asumir estas tecnologías, que amenazan la forma de trabajo que hasta ahora se conocía en muchos sectores.

A medida que la ciencia informática avanza y las máquinas son capaces de abarcar más funciones, hasta ahora desarrolladas por las personas, los enfoques tradicionales de las empresas se difuminan hasta desaparecer en algunos casos. 

El empleo del Big Data para conocer los gustos del cliente o elaborar predicciones sobre qué prendas van a ser las más vendidas y, por lo tanto, hay que producir una mayor cantidad, son algunos de los beneficios que aportan a la industria. Sin embargo, como bien dice Gretchen Jones, antigua directora de moda de mujer en Pendelton Woolen Mills, en este artículo publicado por Business of Fashion,

“Raramente el consumidor sabe qué es lo que quiere hasta que no está creado”. Por lo tanto, la dirección creativa, los diseñadores, no pueden desaparecer, pues son ellos mismos los que ponen en marcha la información que después recoge la Inteligencia Artificial.

Jones considera que la utilización de los datos es importante, puede ayudar a los diseñadores a conocer y conectar con los consumidores; sin embargo,  no hay que olvidar que “los datos son una herramienta pero no son la única cosa a tener en cuenta”. 

Otro sector que puede verse afectado por el continuo crecimiento de la IA es el de los influencers. A día de hoy ya han aparecido en la red varias cuentas protagonizadas por modelos/influencers creadas digitalmente. @lilmiquela y sus más de 900 mil seguidores es el ejemplo más representativo de que quizá en el futuro ya no hagan falta influencers de carne y hueso para promocionar contenidos. En palabras de Brooklyn Decker, cofundador de la aplicación de moda Finery,

“Estas personas pueden estar en cualquier parte, les vale cualquier prenda y relacionarse con la audiencia en base a los datos obtenidos”.

Las tecnologías permiten que existan cada vez más posibilidades entre las que elegir. De hecho, algunos expertos incluso sugieren que se les puede dotar a estos personajes artificiales, a estas inteligencias artificiales, de algoritmos que simulen la intuición humana. Pero no nos alarmemos: la mayoría coincide en que la creatividad es un proceso que surge en el subconsciente profundo en el que hay aspectos ilógicos y abstractos que no podrían tener cabida en un algoritmo que sustituyese los procesos creativos que se dan en el cerebro humano. 

Sin embargo, para lo que sí pueden ser útiles es para superar las barreras de la inspiración. La Inteligencia Artificial sería tremendamente útil para los diseñadores al generar modelos basados en predicciones que les sirviesen de inspiración para realizar sus creaciones, pues el incremento del número de diseños que el diseñador tiene a su alcance fomentaría su creatividad.

Es precisamente en esta mezcla de creatividad humana y el abanico de posibilidades que ofrecen las tecnologías de lo que podría aprovecharse ampliamente el mundo de la moda.

Así que hagamos un resumen: En primer lugar, podemos afirmar que la IA está transformando la industria de la moda, desde el diseño hasta su promoción en redes sociales con los influencers. También podemos decir que no hay que temer que la IA abarque todos los trabajos de este sector pues, aunque puede ayudar a fomentar la creatividad, no puede sustituir nuestros procesos creativos. Por último, habría que recalcar que aunque la industria sufra cambios y transforme ciertos procesos, la IA es un impulsor que debemos tener en cuenta, sobre todo de cara al futuro.

iTrend