Falta vocabulario de moda en español: ¿por qué utilizamos tantos anglicismos?

Si analizamos un artículo de moda, posiblemente 10 de cada 15 palabras sean extranjeras. Este es el panorama de la industria. Los conceptos anglosajones o franceses se han asimilado en nuestro vocabulario. No somos capaz de expresar en castellano esos tecnicismos. ¿Por qué resulta tan difícil informar sobre moda sin usar extranjerismos? ¿por qué hemos adoptado estos términos en detrimento del español? De hecho, ni siquiera nos acordamos de cuál era la denominación de ciertos conceptos relativos a este mundo en nuestro idioma. A nosotros también nos pasa.

Palabras como casual (informal), clutch (bolso de mano/cartera), denim (tejido vaquero), jeans (vaqueros), fashion (de moda), it girl (chica de moda), look (imagen/estilismo), outfit (conjunto), oversize (holgado)…son utilizadas con facilidad a pesar de tener una traducción adecuada, porque así nos han sido dadas. En una encuesta realizada en stories de la cuenta de Itrend en Instagram, preguntamos cómo llamaban nuestros seguidores a ciertas prendas, mediante el uso de fotos. Las repuestas revelaron que los extranjerismos en la moda están ya bastante arraigados y en primera línea. Por ejemplo, la respuesta para tacón de aguja fue ‘stiletto’ o ‘estileto’. Aunque es verdad que otras como los pantalones cargo no tienen tan fácil expresión en castellano, ya que la palabra es un concepto. O, algunos términos como alpargata no se han cambiado por su sinónimo extranjero espadrilles.

La explicación de está práctica es un cúmulo de hechos que bien caracterizan a nuestra época o que son de índole personal. A continuación analizamos las causas:

  1. Globalización: en términos generales, vivimos en un mundo hiperconectado. La digitalización nos ha llevado a hablar un lenguaje común y adoptar hábitos o prácticas similares de manera que se ha establecido una cierta homogeneización de culturas. Como siempre, quién mejor sale parado de esto es quién más se impone. El inglés es el idioma básico para el entendimiento sin fronteras. Y no solo esto, si no que muchos de los términos que se usan a día de hoy, sobre todo en la web es porque tienen origen anglosajón.
  2. Redes sociales: el consumo de entretenimiento así como la difusión de información, tendencias o el contacto con otras personas se produce a través de ellas. La viralización de estos contenidos hace que involuntariamente se asimilen y adopten las palabras que los definen originariamente, como pudo ser el caso del contouring. Simplemente se te pega porque ya te viene dado y todo el mundo coincide en su denominación.
  3. Falta de especificidad: la mayoría de extranjerismos son un concepto en sí y al trasladarlos al castellano o español resulta más complicado o tedioso de contar. Más en este mundo actual donde el significado de ‘lo bueno si es breve dos veces bueno‘, cobra mayor sentido que nunca. Y es así de simple. ¿por qué decir sandalia destalonada (aunque ni siquiera es exacto) si podemos decir mule?
  4. Concisión: ya no es ni por la dificultad de expresar su traducción, sino por rapidez. ¿Look? Pues look para no perder dos milésimas de segundo más diciendo estilismo.
  5. Fonética (o esnobismo): lo típico de que algo suena mejor en inglés que en castellano. Puede que sí, puede que no. Para gustos…colores. Pero como esto es un hecho, hay que darle importancia. Ya a título personal, lo que cada uno prefiera.
  6. No hay adaptaciones: esto es una verdad que no se puede negar. Hay extranjerismos que no tienen ni traducción ni significado en español. El tweed es tweed. Cómo explicamos ese tipo de tejido en nuestro idioma. De momento, no se puede.

Posiblemente, la suma de todo esto nos haya hecho ser más cómodos y pensar que para estar todo el día intentando sacar una buena expresión en español o para conseguir que me entiendan otros es más fácil adoptar extranjerismos a nuestro vocabulario y se acabó. No es baladí esta cuestión. ¿Perder la belleza y buena práctica de un idioma por colonialismos y facilidad? Nosotros abogamos porque se usen estos términos cuando no haya más opción. Nuestro lenguaje es muy rico y no debemos dejar que caiga en el olvido. No todo son modas.

iTrend