El lenguaje de la moda: de la fotografía al cine

La moda y el cine siempre han ido de la mano. ¿Quién no recuerda la estrecha amistad entre la actriz Audrey Hepburn y el diseñador Hubert de Givenchy, que dio lugar al famosísimo vestido negro de Desayuno con diamantes? Aunque es cierto que la industria parece haberse declinado más por la fotografía como medio de expresión principal, o por lo menos así ha sido hasta hace poco. Desde hace un tiempo, la moda ha virado su foco de atención de las imágenes estáticas a las imágenes en movimiento. Sin duda estamos asistiendo a un cambio. Hoy te contamos por qué el lenguaje de las marcas de moda se renueva y pasa de la fotografía al cine.

Para entender el lenguaje de las marcas de moda actualmente, vamos a hacer un rapidísimo recorrido por su historia:

  • s.XVIII. Cuando la publicidad tal y como la conocemos surgió a raíz de la Revolución Industrial, los negocios empleaban la ilustración como recurso visual. Esto también pasaba con las primeras revistas de moda.
  • s.XIX. La fotografía llegó casi a mitad de siglo, pero aún tardaría en aterrizar en la industria de la moda y emplearse como algo efectivo por parte de las marcas.
  • s.XX. En 1909 la célebre cabecera Vogue utiliza las primeras fotografías de moda. En este primer momento el recurso fotográfico era funcional y con fines únicamente comerciales. Más tarde, se empieza a mostrar la ropa y los accesorios en modelos retratadas en ambientes cotidianos, de manera que conectasen con la consumidora final. Aquí ya va despuntando el objetivo de conectar para vender, no solo enseñar de manera fría un producto. Pero no es hasta las décadas de los 50, 60 y 70 cuando la fotografía de moda abrazó su lado más artístico gracias a la aparición de grandes fotógrafos que han pasado a la historia, como Irving Penn o Helmut Newton.

Además mientras la fotografía en el sector textil tomaba impulso, el cine del siglo XX siempre formó junto a ella una alianza inseparable. Algunas de las películas destacables por esto son Lo que el viento se llevó, La ventana indiscreta, la ya mencionada Desayuno con diamantesAl final de la escapada, Annie HallClueless Moulin Rouge, aunque hay cientos más.

Volvamos al siglo XXI, ¿qué pasa hoy en día? ¿Por qué decimos que el lenguaje de las marcas de moda ha cambiado y pasa de la fotografía al cine?

El fashion film no es algo nuevo. De hecho el primero fue creado en 1967 y se llamó Basic Black. Pero el lenguaje de las marcas de moda había seguido apoyándose en las imágenes estáticas por varias razones, entre las que se encuentra principalmente que es un medio de expresión más rápido de ejecutar y más económico que la producción de un vídeo. Sí, para los grandes shootings de moda también se emplean muchos recursos, pero las imágenes en movimiento suelen ser todavía más exigentes.

Si esto es así, ¿cuál es el motivo de que las marcas se hayan lanzado de cabeza a la producción audiovisual?

  1. Auge del vídeo. Las fotografías abarcan gran parte de las redes sociales, pero existe un hito concreto que posicionó el vídeo como elemento relevante, a la altura de las imágenes: TikTok y los posteriores Reels de Instagram. El vídeo corto es el método preferido por la generación Z, quienes no nos olvidemos de que son los próximos consumidores a los que tantísimas marcas quieren apelar. La generación millennial tiene una gran capacidad de adaptación y también disfruta del contenido audiovisual, ellos fueron los primeros grandes youtubers.
  2. Necesidad de algo más. La audiencia ya no se conforma con una fotografía impactante. La imagen en movimiento nos causa más impresión y emociones más intensas porque hay más espacio para la expresión y se asemeja más a la vida real. Las marcas tienen la posibilidad de captar más la atención de su target y cautivarlo.
  3. Pandemia. Es imposible no mencionarla. La COVID-19 forzó a las firmas a buscar otros formatos, y el vídeo fue el ganador sin lugar a dudas. Los fashion films se han convertido en algo casi estrictamente como un film a lo largo de este último año. Esto nos ha dejado producciones increíbles como las de Saint Laurent o el festival de cine de Gucci.

Estamos deseando ver cómo se desarrolla esto en los próximos años. ¿Incorporarán las marcas en su lenguaje también la realidad virtual? ¿Cómo repercutirá esto en el lenguaje de las marcas de moda entonces? ¿Crees que este cambio actual, de la fotografía al cine permite al público objetivo conectar más con la marca?

 

iTrend