3 claves para el futuro de las compras online

Los avances tecnológicos de los últimos tiempos han transformado la forma en la que los consumidores perciben las compras, lo que ha provocado cambios en los hábitos de consumo de los usuarios.

Las compras por internet ya no sólo se hacen desde el ordenador de casa o de la oficina; comprar desde el móvil, la tablet, la smart TV, realizar compras por voz a través de los asistentes por voz, como Siri o Cortana, o contactar con el servicio al cliente mediante chat bots, son el presente y el futuro de las compras por internet en un mundo donde está previsto que este 2018 siga aumentando el comercio electrónico.

M-commerce, es decir, Mobile commerce 

Comprar en cualquier lugar, en cualquier momento y a través de nuestro teléfono -u otro dispositivo móvil- es lo nos ofrece esta nueva forma de consumo. Nacida gracias al auge de uso de los smartphones, el m-commerce ofrece al usuario la comodidad de poder comprar sin tener que trasladarse a ninguna tienda física, pudiendo finalizar las transacciones a través de pagos digitales rápidos y seguros y, además, pudiendo recibir cada compra en el lugar elegido por el cliente en cada ocasión. Poder hacer la compra desde casa, comprarte unos zapatos en rebajas sin sufrir las aglomeraciones o incluso mandarle a tus padres un regalo estando ellos en la otra punta del país, mientras vas en el autobús o estás tumbado en el sillón, todo a través de tu smartphone, es la genialidad de esta nueva forma de compra que cuenta cada día con más adeptos.

La comodidad y la rapidez se sitúan, entonces, como factores clave para los consumidores a la hora de elegir estas nuevas plataformas para hacer sus compras.

De hecho, la mitad de los internautas que realizan compras a través de internet afirma haber realizado algunas de sus compras desde sus dispositivo móvil. Por este motivo, son cada vez más las empresas que están adaptando sus plataformas de venta online a todo tipo de dispositivos o que incluso están creando aplicaciones para impulsar este tipo de ventas.

Y es que para el mCommerce la experiencia del usuario es vital: el 81% de las compras que realizan los consumidores a través de sus smartphones se realiza de forma espontánea, por lo que cautivar al usuario mediante los recursos visuales es imprescindible. Un mal diseño puede jugar malas pasadas: el 57% de los usuarios que realizan compran online a través de estos dispositivos afirman que no recomendarían una empresa con una web mal adaptada a dispositivos móviles; por eso, es mejor no arriesgarse y apostar por la adaptación a estos dispositivos, sobre todo aquellas empresas interesadas en captar a los consumidores más jóvenes, pues la mayoría de los consumidores del mCommerce tienen edades comprendidas entre los 18 y los 34 años.

Nuevo en la ciudad: las ventas por voz 

Ya hemos hablado de cómo la comodidad que ofrecen los dispositivos móviles es un factor clave para los usuarios a la hora de realizar sus compras a través de ellos pero ¿qué pasa con las compras por voz?

La consultora Gartner afirma que los micrófonos conectados a comandos vocales representarán en el mundo más de tres mil millones de dólares en 2021 frente a los 360 millones que se registraron en 2015. Y aunque es cierto que este tipo de transacciones están aún en fase de desarrollo, y que sólo las empresas más potentes han tenido la capacidad de poner este servicio en marcha, los clientes cada vez se aventuran más a utilizar plataformas como Alexa, el asistente de Google o Cortana para realizar sus compras, lo que sitúa a estos dispositivos controlados mediante la voz como nuevas plataformas a tener en cuenta de cara al futuro por el resto de empresas que quieran seguir creciendo en el mercado online.

Y es que esta nueva forma de compra puede marcar un antes y un después en como compran los usuarios.

La interacción con el dispositivo, simulando casi una conversación, donde el asistente realiza incluso realiza recomendaciones de compra en función de tus gustos y compras anteriores, mediante un sistema de “manos libres”, puede fácilmente desbancar en el futuro a otros métodos de compra menos rápidos, prácticos o seductores.

La alianza entre Walmart y Google, o las compras a través del asistente de Amazon, son un ejemplo de lo cotidiano que puede llegar a ser esta forma de compra en un futuro cercano. En el mundo de la moda, firmas como Asos ya están invirtiendo en que sus clientes puedan realizar compras sin pantalla, es decir, a través de estos dispositivos de reconocimiento de voz.

Here to stay: Chatbots

Ya lo decíamos nosotras en nuestro post “Cinco tendencias que transformarán el marketing en 2018”: el futuro incluye chatbots. ¿Por qué? Fácil: el comercio electrónico no hace más que crecer y cada vez resulta más difícil para las empresas atender todos los canales de comunicación que han puesto a disposición de los consumidores.

Por este motivo, y con la ayuda de la automatización de los servicios, hoy es cada vez más habitual encontrar chatbots como primera respuesta del servicio al cliente de las empresas. Además, es una medida que está teniendo bastante éxito: el 85% de los consumidores prefieren relacionarse mediante aplicaciones de mensajería instantánea, pues el poder acceder a la información de manera inmediata y poder relacionarse bajo sus propias condiciones son dos factores que marcan la diferencia para los consumidores.

Para los clientes, estos chatbots son la forma más eficiente de resolver cualquiera de sus problemas.

Los chatbots suponen, entonces, una mejor experiencia de compra para los usuarios y son también una herramienta más de análisis de datos para las empresas al poder combinar datos de distintas fuentes, analizarlos y mandarlos de vuelta a cualquier otro canal de la empresa.  Además, al estar conectados al resto de canales, pueden generar contenido nativo para cada una de ellas, pudiendo llegar a romper barreras que otros métodos de comunicación no pueden romper.

iTrend