Diez tendencias que definirán la agenda de moda este 2018

La adaptación a las tecnologías, la globalización y la exigencia de los consumidores marcan los puntos esenciales a tratar este 2018 que acaba de empezar. ¿Cuáles serán las tendencias en el sector para este año?

La industria de la moda sigue creciendo; de hecho, según el estudio publicado por la consultora McKinsey & Company, en colaboración con The Business of Fashion, las ventas en moda crecerán del 3.5 al 4.5 % este 2018 gracias al desarrollo de los mercados emergentes de la zona Asia – Pacífico, los países europeos emergentes y Latinoamérica.

Sin embargo, las ventas no serán el único factor que marcará el desarrollo de la industria este año. Tras numerosas entrevistas a profesionales del sector, la plataforma de noticias, análisis y negocios de moda, The Business of Fashion, ha determinado las tendencias que, en su opinión, definirán la agenda de moda durante los próximos doce meses. Todas ellas recogidas dentro de tres factores clave:

La macroeconomía

Lejos quedan los días en los que los mercados occidentales se situaban como principal fortaleza de la economía global. En 2018 se espera que más de la mitad de las ventas de prendas y zapatos tenga lugar fuera de Europa y Norteamérica.

Los cambios en los consumidores

No es ningún secreto: la industria de la moda se está desplazando hacia las nuevas tecnologías.

Las ventas por internet han crecido -y siguen haciéndolo- rápidamente, también en los países emergentes. ¿Un dato que lo ejemplifica a la perfección? En el sudeste asiático, un consumidor medio pasa alrededor de ocho horas al día en internet. Y es que la comodidad, la experiencia de compra y la rapidez de las entregas que ha aportado la venta online han cambiado la forma en la que los consumidores realizan sus compras.

Eso sí, las nuevas generaciones de compradores son menos leales: 2/3 de los millenials encuestados afirman estar dispuestos a cambiar la firma en la que compran habitualmente si la competencia les ofrece un 30% de descuento o más. Además, hay que tener en cuenta que estos mismos consumidores tienen cada vez más en cuenta los valores y objetivos -deben alinearse con los suyos- de las firmas en las que consumen. Es importante observar cómo esta generación tiene unas expectativas más altas hacia las firmas que anteriores generaciones. Comodidad, calidad, valores, frescura y un precio competitivo son hoy valores imprescindibles para estos nuevos consumidores.

Los cambios dentro de la industria de la moda

De la mano del movimiento hacia lo online, muchas empresas de moda están experimentando un descenso en el tráfico en sus tiendas físicas. Por ello, reducir costes operativos reevaluando la red de tiendas e innovar en experiencias para el consumidor dentro de estos espacios se ha convertido en una prioridad para algunas firmas. Además, las redes sociales han provocado un cambio radical en la industria; la rapidez con la que hacen llegar las tendencias al consumidor ha tenido como resultado que las firmas produzcan a una mayor velocidad, dando como resultado una transformación del modelo tradicional de negocio y de la cadena logística.

Una vez establecidos los tres factores que van a determinar el futuro de la industria, ahora sí, aquí presentamos las 10 tendencias que definirán la agenda de moda el próximo año:

1

Predeciblemente impredecible. Tanto las inestabilidades geográficas como económicas van a seguir siendo una constante. Por ello, compañías y ejecutivos deben estar muy atentos para poder adaptarse sin error al ambiente continuamente cambiante que existe en la actualidad. Focalizar sus esfuerzos en lo que sí pueden controlar va a ser clave para su éxito.

2

Un reinicio de la globalización. A pesar del auge de los nacionalismos, las retóricas aislacionistas y el reshoring, la globalización sigue su curso. De hecho, una nueva fase de la globalización, caracterizada por la conectividad y la fluidez, darán a ciertos jugadores una ventaja competitiva.

3

Pioneros asiáticos. Asia ya no espera que los mercados occidentales den el primer paso. Los líderes asiáticos se reafirmarán cada vez más como líderes gracias a sus innovaciones y a sus inversiones y expansiones a nivel global.

4

Cada vez más personal. La personalización, la autenticidad y la individualidad son características cada vez más importante para los clientes. Por ello, la creación de propuestas cada vez más personales, posibles gracias a la recogida de datos, debería ser una acción prioritaria para las empresas de moda que quieran crear relaciones más fuertes con sus consumidores.

5

Primero la plataforma. Cada vez más, los consumidores pasan más tiempo en internet; por ello, van a seguir creciendo en importancia, obligando a las firmas a centrar sus esfuerzos en establecer relaciones con los consumidores a través de estas plataformas. La pregunta que deben hacerse las firmas no es tanto “y si” sino “cómo” colaboramos con las grandes plataformas online.

6

Obsesionados con los móviles. A medida que el uso de los móviles aumenta, las transacciones con estos dispositivos también crecen. Por ello, los consumidores esperan que las compañías de moda les faciliten la finalización de las transacciones de sus compras con este dispositivo.

7

La IA cada vez más cerca. Con las recientes innovaciones en tecnología, la aparición de la inteligencia artificial en todas las fases de la cadena logística de moda está cada vez más cerca, pudiendo llegar a crear una línea borrosa entre tecnología y creatividad al poder utilizar máquinas en procesos donde nunca antes habían sido usadas.

8

La credibilidad de la sostenibilidad. Se prevé que la sostenibilidad pase de ser parte del compromiso social corporativo de las empresas a una parte integral del funcionamiento de las mismas. Cada vez más firmas instaurarán modelos de economía circular donde la sostenibilidad en cada uno de los procesos logísticos será una prioridad y la transparencia casi una obligación.

9

Precios rebajados. Visto como una solución hacia el exceso de stock o al crecimiento lento, hay que tener cuidado con el uso excesivo de los precios bajos, pues lejos de ser la panacea -como muchas empresas consideran-, pueden exponer a la industria a una erosión de sus márgenes a menos que las empresas consideren cuidadosamente sus estrategias de venta de prendas rebajadas.

10

Pensamiento Startup. Debido a la necesidad de constante innovación que exigen los consumidores, muchas empresas de moda tratarán de emular las cualidades de las startups. Ágiles, colaborativas y abiertas, así deben ser las empresas que quieran dejar atrás los antiguos modelos de negocio para apostar por nuevos tipos de asociaciones, nuevas formas de trabajo y nuevos modelos de inversión.

iTrend