Cómo crear un buen negocio e-commerce

No es lo mismo ser que estar, al igual que no es lo mismo tener una web e-commerce que tener un buen negocio en esta plataforma. Y es que aunque las nuevas tecnologías hayan puesto al alcance de la mano para muchos usuarios las plataformas sociales y abrirse una cuenta en eBay o Amazon para empezar a operar vendiendo artículos sea tremendamente sencillo; no es lo mismo crear una web que poner en marcha un negocio competitivo de e-commerce. 

Poder disponer de un negocio en internet en un plazo menor a 24 horas es una gran ventaja que, sin embargo, muchas veces puede llevarnos a confusión. Porque aunque, efectivamente, seamos capaces de “abrir” al público en tan solo unas cuantas horas, esto no quiere decir que vayamos a poder poner en marcha nuestro negocio en un espacio de tiempo tan corto. Abrir un e-commerce no es sinónimo de ventas inmediatas, por ello, lo más recomendable antes de lanzar un negocio de estas características es iniciar todos los mecanismos necesarios para, por ejemplo, que nuestros clientes -si es que ya los tenemos- sepan que nos pueden encontrar online. 

El proceso de creación de una tienda física es costoso y largo pero conforma un negocio desde el primer día, con las tiendas online, no sucede lo mismo.

No se puede considerar que un negocio de ecommerce exista hasta que no tengamos clientes que no nos cuesten dinero, es decir, clientes que no hayan entrado a nuestro negocio a través de enlaces por los que nosotros pagamos.

Cuando los clientes que entren en nuestro negocio lo hagan por iniciativa propia, entonces podremos decir que realmente tenemos un negocio de e-commerce.

Sin embargo, como ya os hemos ido diciendo en los párrafos anteriores, tener un negocio eficiente en esta plataforma no es tan sencillo. Estas son las tres barreras que se deben derribar si se pretende poner un negocio de estas características: 

  • Tener una base de clientes es esencial para que acudan y regresen a comprar en esta plataforma de negocio. Idealmente, tendríamos que empezar con esto para que el éxito no tarde en llegar. Si no es así, cosa bastante probable en primera instancia, debemos centrar los esfuerzos en la captación de éstos.
  • También es importante conseguir que los clientes que lleguen a nuestra web de negocio a través de los buscadores se queden en nuestra página y regresen en el futuro, es decir, tener un bajo porcentaje de rebote. Para ello mejorar nuestro contenido, diseñar bien los anuncios mediante keywords, vigilar y en caso necesario optimizar el tiempo de carga, prestar atención al diseño de nuestra web para que resulte atrayente, medir bien los enlaces que ponemos dentro de nuestra página que conducen a nuestro consumidores fuera de nuestra web y tener cuidado de no utilizar excesivamente la publicidad o los pop-ups para que los clientes no se sientan invadidos, es esencial.
  • No perder dinero con las transacciones que realicemos es también vital para nuestro negocio. Nuestro crecimiento tiene que ser sostenible y escalable y hacer descuentos o eliminar gastos de envío desde el principio es peligroso pues puede suponernos perdidas.

En resumen: si nos damos cuenta la apertura de una web no difiere tanto de la de una tienda física; la apertura de la tienda debería ser siempre el último paso en la conformación de una nueva empresa. Y si estás en el proceso y no sabes muy bien cómo hacerlo, podemos ayudarte a conseguirlo.

iTrend