5 consejos para tus copys creativos en redes sociales

La publicidad en internet no es tan bien recibida como en otros canales. Los usuarios no quieren sentir la intrusión de las marcas mientras navegan. La voluntad de querer vender es contraindicada y puede hacernos ser inoportunos, pesados o interesados. Por ello, las empresas han tenido que darle una vuelta a las técnicas de marketing y comunicación para hacerse visibles. Causar impacto y hacerse notar es el fin último. Pero, ¿cómo lo logramos sin los anuncios? Eso es trabajo del copywriter, un profesional que aúna las características del periodismo, el marketing y la publicidad para crear contenido destinado a llamar la atención, pero que sea de valor. La mejor vía para captar o atraer usuarios es a través de redes sociales por su dinamismo, rentabilidad, popularidad y tiempo de consumo.

Así que, hoy nos centraremos en cómo impactar con copys en las plataformas de social media para que nuestra marca deje huella.

La base para poner en marcha una acción comunicativa en redes es la distinción entre plataformas. Una marca ha de ser fiel a su espíritu e identidad y tiene que plasmarlas en todas sus transmisiones. Pero, cada canal tiene unas reglas y funcionamiento propios que debemos intentar optimizar al máximo para conseguir posicionamiento. Adecuarse al estilo, exigencias, algoritmo y pautas de las diferentes redes sociales es básico para que nuestras estrategias tengan el recibimiento deseado. Twitter, una página en la que el texto es el privilegiado, busca un tono más desenfadado, cercano, quizás con toques de humor y mucha empatía. Instagram es más estético. Pinterest, inspiracional.

Si logramos que nuestra comunicación se adapte, respetando nuestra esencia, obtendremos conexión y, por ende, interacción y visibilidad. Este hecho no solo ayuda a ser más conocido, aumentar los seguidores, crear comunidad o mayor difusión sino que llevará tráfico a la variedad de páginas oficiales de las que se disponga. Cada acción va concatenada con la otra hasta forma un círculo. Por eso, también es muy importante cuidarse de errores que pueden ser fatales para tu reputación ya que todo en internet se expande a gran velocidad.

Ahora viene la respuesta a lo que todos nos estamos preguntando: ¿Qué tiene que tener un copy para ser exitoso en las redes?

Pues puede ser obvio pero la clave está en ser sociable. Nos estamos dirigiendo a personas y nos tenemos que relacionar como personas. Transmitir simpatía, cercanía, chispa, sentimientos, preocupaciones, tener humor, respeto… Es esencial en las relaciones sociales. Si aplicamos esta actitud a nuestros copys nos humanizaremos y conseguiremos generar una conexión más fuerte.

A partir de aquí podemos recopilar ciertos consejos más técnicos que quizás te ayuden a conformar tus estrategias comunicativas de social media.

  1. Concisión y rotundidad: los espectadores cada vez son más exigentes y escogen muy bien en qué contenido invertir su tiempo, desechando la gran mayoría. Si observan textos demasiado densos con poco que puedan aportar, no se visualizarán por pereza. Los mensajes que emitamos deben estar bien construidos y sintetizados. Frases cortas que informen y despierten curiosidad siempre animará a seguir leyendo. Además, se recuerdan mejor.
  2. La buena escritura: siempre lo decimos y no nos cansaremos de repetirlo. La ortografía es fundamental si no queremos que se nos tilde de poco profesionales o que el mensaje cree confusión. Revisar no cuesta nada y con cada lectura podemos ir mejorando la estructura hasta que quede todo perfecto.
  3. La llamada de atención: si queremos que se fijen en nosotros debemos poner el foco en el título y la estética. Precisamente por la falta de tiempo que hemos mencionado antes, la mayoría de los usuarios solo lee titulares. Pero, si este está pensado para captar generando sorpresa o ganas de descubrir más, el clic está asegurado. La estética no solo es placentera y hace al mensaje más atractivo, sino que es igualmente fácil y rápida de digerir, porque las imágenes o contenido visual tardan menos tiempo en procesarse.
  4. Originalidad: ya hemos hecho hincapié en que nuestra marca es como una persona que tiene identidad y actitud propia. Como tal es única. Debemos resaltar ese factor, buscar la diferencia y sobreponernos. Nuestra personalidad será la que consiga atraer a un público que se identifique con ella. No tratemos de imitar aquellos casos de éxito o caer en modas banales. Las tendencias están muy bien pero deben ir acorde a nuestros valores. Si nos sumamos a cualquiera de ellas siempre les daremos uno vuelta para distinguirnos.
  5. Creatividad: puede ser un concepto muy vago y decir que seamos creativos es inútil, porque esta no surge chasqueando los dedos. Eso sí, siempre podemos utilizar algunos trucos para desarrollarla…
  • El humor es una gran fuente de creatividad. Da mucho juego. Podemos redactar mensajes con gracia (desde el respeto) para dar pie a la interacción y quitar un poco de seriedad a la vida. Genera mucha simpatía y recordemos que recurrimos a las redes sociales como forma de entretenimiento. Siempre habrá tiempo para abordar temas trascendentales o formales.
  • Salir de la caja. Pensar de forma diferente. No quedarnos con lo básico o lo obvio. Hay muchos conceptos que podemos transformar o reconstruir. Hay muchas perspectivas y debemos de investigarlas para sorprender y, quizás, revolucionar.
  • Ser atrevidos. No tenemos que tener miedo a innovar o a decir algo. Si teneos grandes ideas hay que llevarlas a cabo. En internet siempre habrá detractores, hagamos lo que hagamos.

 

En la era del contenido y la globalización, no desaprovechemos las oportunidades que nos brindan las plataformas para dejar volar nuestra imaginación y romper fronteras. ¡Dejemos de ser invisibles!

iTrend.