First things first

¿Quién demonios inventó esa expresión? ¿No es un poco redundante? ¿Por dónde pretendían empezar si no?

Bueno, lo cierto es que no siempre se empieza por el principio porque a uno no le queda muy claro dónde está el principio. El principio es algo arbitrario, una convención humana. Alguien decidió poner la salida de una carrera en algún lugar, siendo esta también la meta. ¿Dónde está el principio de una línea circular de metro? Una relación ¿empieza con la primera mirada, el primer beso o con la primera discusión? El inicio legal de una actividad empresarial queda muy delimitado. Aquí sí.Pero el principio real de la empresa ¿dónde está? La idea, los proyectos, los socios, las presentaciones…

La verdadera empresa no tiene principio ni tiene final.

La verdadera empresa nace un buen día tomando un café con tu equipo, al que todavía no consideras equipo, cuando de golpe te das cuenta que tienes algo entre manos. Jamás quisimos “montar un chiringuito”. De hecho, nos encontramos huyendo de la empresa tradicional, curiosamente por el mismo camino.Y aquí estamos, inaugurando nuestro blog de agencia. Quién lo iba a decir. ¿Será este post el principio de todo?